Blogia
No Fastidies

La Gitana

Llego a casa de trabajar el viernes al mediodía. Encuentro a mi madre con cara apesadumbrada. Me cuenta que una gitana se le acercó con un par de ramitas de a saber qué hierbas. No se le ocurrió más salida que negar con la cabeza. A este gesto la gitana respondió a gritos: No me lo desprecies, no me lo desprecies. Ahí fue cuando mi madre tragó saliva, anudó la garganta y soltó un euro de la cartera. “Dame la mano, que te leo la fortuna: tú tienes muchas envidias, muchísimas, pero yo te voy a rezar a la Virgen de Nosequé y a la Virgen de Nosécuanto y te voy a quitar el Mal. Vas a hacer un viaje muy largo y vas a encontrar el amor. Ahora dame 20 euros y te rezo durante xx días y verás que bien”. Mi madre contestó que no podía darle 20 euros porque vivía de una pensión pequeña. La gitana se enfureció. Luego rebajó la tarifa a 10 sin servirle tampoco de nada. Para no perder más el tiempo se largó con cara de pestes y lanzando maldiciones.
De toda esta retahíla mi madre se quedó con un mensaje:”Ay, hija, que me muero”. Le repliqué incrédula. “Que sí, que el viaje muy largo es que me muero”. Así que traté de convencerla de que si fuera verdad y lo hiciera por bien, no cobraría o sería la voluntad, que todo ese guión se lo suelta a todos los incautos y que si tuviera que maldecir a todos los que la rechazan, al final de mes acabaría como una pasa. Menudo chollo, rezas y se te soluciona todo. Monjas, brujas o gitanas. Eso es algo que nunca entendí, como lo de los exvotos. Menudo negocio, como si fuera tan fácil comprar a los ángeles. Eso no es devoción es chantaje. Vamos, que uno pide, y si les da la gana te ayudan. Y mientras pensaba esto, mi madre se calmaba poniendo una vela contra el mal fario, por si servía de algo. Más vale ser precavido que no todos los días una gitana te lee la bienaventuranza en Galicia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Enclave -

¡Anda! Sigues por aquí. Pues gracias por el remedio, en serio. ¡¡¡Poner los cuernos con los dedos hacia el suelo!!! En los conciertos de heavy se andan soltando maldiciones los unos a los otros, qué fuerte.
Porque era mi madre que si soy yo, le bufo como los gatos, que a su vez imitan a las serpientes. Seguro que salía la gitana despavorida: "Esta paya está p'allá. Mare mía de mi arrrma"

cachovatio -

Yo, que para nada creo en eso, te digo un remedio casero para tranquilizar conciencias. Si no se puede hacer en el momento, es también efectivo memorizando la cara de la persona que mande la maldición. Es tan simple como hacer el gesto de los cuernos con los dedos y apuntar al suelo un par de veces mientras se piensa en la persona o cuando te están maldiciendo, así se descarga al suelo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres