Blogia
No Fastidies

Vecindario ameno y COJONUDOS

Desde hace un par de semanas lleva produciéndose un fenómeno extraño en mi vecindario. ¿Quién no tiene vecinos extraños? Por ejemplo, el vecino de abajo, es un alcohólico. Un Fin de Año casi nos mata a todos con el despiste del cigarro en un colchón. La policía dice que tenemos una bomba de relojería debido a su gas butano: vamos, cualquier día aparecemos como los de Laredo. Y da que pensar. Pero nadie denuncia porque conocen a su familia. Lo de siempre. En fin, el libre de tener unos vecinos raros, una de dos, o es un suertudo, o es millonario. A lo que iba, que me despisto del tema: FENOMENO EXTRAÑO = niña aburrida. Hay una criaturita en las terrazas del edificio de atrás a la que sus padres no hacen ni puñetero caso. Ante ese gran dilema veraniego de "¿qué hacemos con los niños?", ellos optaron por dejarla en casa, así sin más, a palo seco. Son de esos que piensan que los niños se crían solos, con ayuda de la tele y de los profesores. Como mi difunto padre. (Imaginad el caso que me haría. Aún así, no me han quedado demasiados traumas). La cuestión es que a la nena, que no debió heredar demasiadas luces, le da por tirar desde la terraza calcetines, sujetadores, vendas sucias, cuchillos (sin firmar, menos mal, ésta no copia de las nenas hebreas -notad lo políticamente correcta que soy, no he dicho judías). Y lo gracioso, es que la colección de calcetines debe de ser tremenda, porque su madre ni se entera. Además, de no vigilarla nunca mínimamente. A la nena le va a dar por coger una banqueta y en vez de tirar nada se va a tirar ella misma. Cuando se entere la progenitora ya será un esqueleto. Pues no creo yo que anden tal mal de dinero como para no enviarla a un campamento. Viendo los talentos que tiene disfrutaría subiendo por los árboles y tirando piñas a los monitores. Cuánto egoísmo hay en algunos padres. Claro, será para que de mayores no los envíe a un asilo. Va a ser eso. Todo queda en casa (o en las malezas cercanas).

 

 

Pobre WonderBra, entusiasmado subiendo pechos y acaba sus días arrojado desde el tendedero.

Hablando de pechos, casi me olvido. No sabía yo que los espárragos dieran para un tema tan jugoso. Y eso que viendo comer al carretillero algo se intuye, que el tema tiene...pues, eso, jugo. En fin, que sepáis que los COJONUDOS existen y que los podéis ver en el blog de cachovatio.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Enclave Patuco -

Me releo y pienso que el artículo me ha quedado demasiado glamuroso. En realidad, los padres son medio gitanos y la ropa interior la compraron en los chinos. Pufff, vivo en un barrio poco chic.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres